Eres mi cuento número...


Ver una entrada al azar

domingo, 13 de noviembre de 2011

Perdón. Fácil pedirlo, difícil concederlo.

''No quiero que te disculpes. Quiero que aprendas a no hacer cosas para luego tener que disculparte.''

Y entonces te das cuenta. Él no parecía ser así. Exacto, parecía. Creías conocerle. Se hacía pasar por cariñoso y agradable. Cualquier momento era bueno para hablar con él. No era muy guapo, no era perfecto, no estaba fuerte, le gustaba jugar a juegos de ordenador y decía tonterías. Pero aún así, te estaba empezando a gustar. Hasta que llegó ese momento. Un momento en el que te diste cuenta que no lo sabías todo sobre él. Un momento. Una frase. 10 palabras para cagarla.

+ No quiero tener que decirte algo que te haga daño.

Y le contesté. Claro que le contesté. Le dije que si de verdad no quería decir algo que me hiciera daño, no lo haría. No lo diría si de verdad no quisiese. SI DE VERDAD ME QUISIESE.
Y tantas mentiras solo para que me liara con él. ¿Sólo por un puto beso?
Gracias, seguí. Encantada cabrón, ahora sí que te conozco.

Y después llegaron las disculpas, los arrepentimientos Pero, ¿sabes qué? Eso me da igual, tú me das igual. Ya me has demostrado lo que de verdad buscabas.



''¿Por que te quiero Andrés? Por el interés.''





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Eres mi recuerdo número...