Eres mi cuento número...


Ver una entrada al azar

jueves, 5 de enero de 2012

Gracias por nada, y de nada por todo.

Es lo que hay. Se disolvió. Se terminó. Se acabó. Se fue a la mierda.
Tú no querías. Tú le querías.
Lo diste todo por él, estabas profundamente enamorada hipnotizada. Todo parecía estar bien a su lado. Jamás dudarías de tu chico, de tu vida, de tu amor, de tu media naranja, de tu gordo, de tu churri, de tu feo, de tu niño, de tu cielo, de ÉL.
No te das cuenta de lo que ocurre, y luego llegan las sorpresas. Sin avisar, y qué casualidad, que suele ser cuando no estas en tu mejor momento.
Pero aquí las cosas no son como tú quieras. La vida no te va a estar preguntando "¿Quieres que te pase esto?" Ni va a estar pendiente a tus respuestas, porque obviamente vas a responder lo que te convenga.
Y de eso no va precisamente este juego.
Aquí las reglas son muy fáciles; o pisas o te pisan. O aprendes de tus errores, o no vas a triunfar nunca. O trabajas duro, o no vas a conseguir nada. Las cosas no te van a caer del cielo, el dinero no va a crecer de los árboles, Cupido no te va a disparar una flecha. Asúmelo. Este juego es de supervivencia. Sólo sobreviven los valientes.
Muchas veces vas a dar lo mejor de ti, sin recibir nada a cambio. Y esa es la clave para ganar. Ten en cuenta a quien intenta llevarte hasta las estrellas, sin tú demostrarle que vas a intentar, aunque sea, hacerle tocar el cielo con un dedo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Eres mi recuerdo número...